ALTRATO EXTRAFAMILIAR


LA MUJER EN EL TRABAJO:

El cambio que ha sufrido la mujer a lo largo de la historia en cuanto a la incorporación al mundo del trabajo es enorme. Las condiciones de trabajo están en continuo cambio que afectan tanto a los hombres como a las mujeres, pero son éstas las que son particularmente vulnerables.

Existen diferencias presentan con un marcado componente de género. Muchos de los trabajos de las mujeres quedan sin remuneración mucho más frecuentemente que el de los hombres, o no está considerado como trabajo y es, por consiguiente, invisible. Por otra parte, las mujeres están excesivamente representadas en la mayoría de las categorías de empleo más precarias, así como en el grupo de quienes no tienen empleo.

El objetivo principal de la OIT (Organización Internacional del Trabajo) es hoy el de promover oportunidades para que las mujeres y los hombres consigan un trabajo decente y productivo, en condiciones de libertad, equidad, seguridad y respeto de la dignidad humana. La diversidad de formas de trabajo hace complejo este objetivo. Es necesario incluir a todos los trabajadores; el principio fundamental es que todos cuantos trabajan, hombres y mujeres, gocen de derechos en el trabajo.

La Declaración de la OIT sobre los principios y derechos fundamentales en el trabajo recoge las dimensiones vitales de esta visión: libertad de asociación, ausencia de discriminación y trabajo forzoso, rechazo del trabajo infantil. Más allá de estos derechos fundamentales, existen otras preocupaciones, tales como la seguridad del ambiente de trabajo, la duración e intensidad del trabajo, las posibilidades de realización personal, la protección contra las contingencias y las incertidumbres. También, la de que el trabajo debería ser productivo si tiene que proporcionar unos ingresos decentes. Y, por encima de todo, que debería haber trabajo asequible para todos aquellos que lo buscan y lo necesitan.

¿Cómo puede lograrse el objetivo de promover el trabajo decente?. Desde la perspectiva de la OIT, la respuesta se ve como la síntesis de cuatro objetivos estratégicos:

- Implantación de los principios y derechos fundamentales en el trabajo.
- Creación de más empleo y de mayores oportunidades de ingresos para hombres y mujeres.
- Extensión de la protección social.
- Promoción del diálogo social.

Estos objetivos están entrelazados: El respeto de los principios y derechos fundamentales es una condición previa para la construcción de un mercado del trabajo socialmente legitimado. La creación de empleo es el instrumento esencial para elevar los niveles de vida y ampliar las posibilidades de obtener ingresos, en tanto que la protección social brinda los medios para alcanzar la seguridad en los ingresos y la seguridad del medio en que se realiza el trabajo.

Seguir esta estrategia, pues, supone juntar distintos instrumentos: legales, económicos e institucionales.

ACOSO SEXUAL EN EL TRABAJO:

Mucha mujeres han sufrido o sufren alguna clase de atención sexual no deseada o de conducta ofensiva basadas en su género en el lugar de trabajo. Las distintas investigaciones demuestran que el acoso sexual es un problema omnipresente que afecta a un importante número de mujeres en cada país. Incluso cuando en una sociedad hay algunos que nieguen la existencia de este fenómeno, ésta se ve confirmada positivamente por quienes lo sufren. La ignorancia de que exista no significa necesariamente que no ocurra. Ya se dispone de investigaciones empíricas, que documenta la incidencia del acoso sexual en el trabajo. Estudios realizados en los últimos años en diversos países coinciden en confirmar la existencia del acoso sexual en el trabajo.

La representación colectiva del acoso se ubica en un terreno de creencias donde los limites no están muy bien definidos, los comportamientos que son uso de los que son ya abuso. Se produce en el territorio de las relaciones de las personas donde el trabajo ofrece un espacio para compartir muchas aproximaciones. Se han de modificar los comportamientos y las opiniones.

¿De qué se está hablando?:

El acoso sexual en el trabajo se denominó como concepto en la década de 1970 en Estados Unidos, y punible por la ley contra la discriminación. El problema del acoso sexual ha ido saliendo a la luz gradualmente como un fenómeno reconocido en todo el mundo y percibido como un problema de significativa importancia.

Aunque las definiciones de acoso sexual pueden diferir en algunos detalles en los diversos códigos, leyes, políticas, sentencias de los tribunales y convenios colectivos, la mayoría de esas definiciones contienen los mismos elementos clave.

Definición del acoso sexual:

- Conducta de naturaleza sexual, y toda otra conducta basada en el sexo y que afecte a la dignidad de mujeres y hombres, que resulte ingrata, irrazonable y ofensiva para quien la recibe
- Cuando el rechazo de una persona a esa conducta, o su sumisión a ella, se emplea explícita o implícitamente como base para una decisión que afecta al trabajo de esa persona (acceso a la formación profesional o al empleo, continuidad en el empleo, promoción, salario o cualesquiera otras decisiones relativas al empleo)
- Conducta que crea un ambiente de trabajo intimidatorio, hostil o humillante para quien la recibe
- Comportamiento o connotación sexual, no deseado por la persona a la que va dirigido y con repercusiones negativas en la situación laboral de la persona que lo padece.
- Comportamiento ofensivo que consiste en solicitar favores de tipo carnal o sexual para el autor o para un tercero, prevaliéndose de un contexto de superioridad laboral, docente o análoga, a modo de contrapartida de un trato favorable en el ámbito de esa relación, o con el anuncio expreso o tácito de una conducta desfavorable si no se accede a los mismos.

Para ello sería necesario:

- Dotar al acoso sexual en el trabajo de una identidad que le ubique en los abusos y no en los usos en el ámbito de las representaciones colectivas.
- Delimitar al acoso concretamente las pautas que rigen el cortejo y de las relaciones eróticas y sexuales.
- Aproximar la definición jurídica de los derechos y las libertades cuando se acosa.

Modalidades del acoso sexual:

El acoso sexual significa una conducta no deseada de naturaleza sexual, u otra conducta basada en el genero y que afecta a la dignidad y el bienestar de las mujeres. Es esta naturaleza no deseada de la conducta lo que distingue el acoso sexual de la conducta amorosa o amigable. la conducta tiene que tiene que ser ingrata o no deseada por la otra persona. Un reciente estudio de la OIT (Organización Internacional del trabajo) sobre los criterios sobre el acoso sexual mantenidos en las empresas reveló que éste es el punto clave de su política. Es lo que lo diferencia de una actitud amistosa, bien recibida y mutua. En principio existiría una línea entre el flirteo y la conducta romántica y el acoso sexual. Las maniobras de acoso tiene la misma forma que se usa en el cortejo y que son aceptables. La atención sexual se convierte en acoso cuando no es bienvenida, reciproca y es impuesta. Aunque las mujeres no tienen dudas sobre sus intenciones son conscientes de que la equivocación de los signos de acoso, protege al agresor.

Los medios de comunicación, cuando aluden al acoso sexual que sufren las mujeres en sus trabajos, suelen plantearse quien es el culpable y quien la víctima. Suele concluirse muy a la ligera que el culpable es el acosador siendo el responsable pero que no es el único, porque para que exista un acosador debió de haber una inductora, por lo tanto acosadora. Por consiguiente ella manifiesta tener alguna culpa. Esta codificación tan convencional es un estereotipo donde se califica a las mujeres de personas que quieren crecer gracias a la incitación sexual.

Se podría diferenciar:

- Manifestaciones que se desarrollan en el plano de las interacciones comunicativas y que se quedan en el plano de las palabras, la conducta verbal: Se identifica como manifestación de acoso cualquier aproximación que sea irrespetuosa. Como por ejemplo bromas sobre el sexo o el abuso del lenguaje, los comentarios sugerentes, proposiciones e insinuaciones para realizar una actividad sexual, piropos ofensivos, chistes insultantes, sobornos sexuales

La víctima es quien valora cuando las insinuaciones verbales de naturaleza sexual son no deseadas u ofensivas.

- Actuaciones que pasan a los hechos: Contactos físicos como los asaltos sexuales, los contactos y posturas sexuales representan variantes de agresión sexual, persecuciones, tocamientos, pellizcos, manoseos innecesarios...

- Conducta no verbal: Como miradas lujuriosas, gestos ofensivos, silbar o hacer gestos sugerentes, mostrar dibujos obscenos...

El acoso sexual se presenta de muchas formas. Una de las más notorias es el llamado «acoso quid pro quo», expresión que describe la situación de la empleada obligada a elegir entre acceder a unas demandas sexuales o perder su trabajo o algún otro beneficio. Sólo puede ser cometido por alguien con el poder de dar o quitar un beneficio derivado del empleo, este acoso «quid pro quo» es una forma de acoso sexual que entraña un abuso de autoridad por parte del empleador (o por el agente del empleador en el que éste ha delegado su autoridad ). Supone una violación de la confianza y un abuso de poder.

Algunos autores distinguen entre la gravedad del acoso en razón de los niveles de consumación:

- Gravedad leve: Piropos, comentarios, chistes verdes...
- Gravedad moderada: Palmadas, miradas lujuriosas
- Alta gravedad: Peticiones de relación intima, comentarios sobre la vida sexual de la acosada
- Muy alta gravedad: Contacto físico donde esta amenazada su seguridad en el trabajo.

Erróneamente cuando no hay contacto físico no suele juzgarse tan rigurosamente el acoso sexual.

El acoso puede fundamentarse en:

- La naturaleza de las relaciones laborales que existen entre acosador-acosada.
- La capacidad del acosador para imponer su voluntad.

Conductas como presión a la víctima con la finalidad de obtener favores sexuales con su empleo sirviéndose de una relación de poder sobre la otra persona.

La Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo cataloga de acoso la existencia de sometimiento jugando con: mantener el empleo, decisiones de dar empleo, interferir en la realización del trabajo, crear un ambiente de hostilidad, despidos, chantajes.

Posibles explicaciones sobre el tema:

Los modelos estructurales han intentado identificar cuales son las pautas a tomar en cuenta para explicar el acoso sexual.

Algunos modelos:

- 1. El acoso sexual es una manifestación de relaciones de poder. Las mujeres están mucho más expuestas a ser víctimas del acoso sexual precisamente porque carecen de poder, se encuentran en posiciones más vulnerables e inseguras, les falta confianza en sí mismas, o han sido educadas por la sociedad para sufrir en silencio. Pero también corren peligro de padecer semejante conducta cuando se las percibe como competidoras por el poder.

El acoso sexual es una forma de discriminación por razón del género. El problema guarda relación con los roles atribuidos a los hombres y a las mujeres en la vida social y económica que, a su vez, directa o indirectamente, afecta a la situación de las mujeres en el mercado del trabajo.

- 2. Al estar las relaciones pautadas en el trabajo el resultado es el acoso sexual.
El acoso sexual en el trabajo sería el resultado de los estrictos controles que se ejercen sobre las personas y sobre las instituciones. Estos controles tendrían el objetivo de asegurar que no se altera el reparto de poder de nuestra sociedad.

- 3. El manejo de la sexualidad para imponer poder.
Las demandas sexuales pueden consistir en el ejercicio de poder sobre la otra persona.

- 4. Las instituciones controlan el reparto de poder.
La incorporación de la mujer al trabajo puede percibirse como una amenaza para los que tenían el poder, los varones.

La mujer se esfuerza en afirmar su identidad, en hacerse un lugar en el trabajo con lo que el hombre se ve amenazado e inseguro necesitando ejercer permanentemente el propio poder.

- 5. Relación existente entre la organización del trabajo y el acoso sexual.
El diseño jerárquico del sistema productivo discrimina a las mujeres propiciando el acoso.

¿Cuáles son las consecuencias?:

El acoso contamina el ambiente de trabajo y tiene un efecto devastador sobre la salud, confianza, moral y rendimiento. Crea un ambiente de trabajo humillante, hostil e intimidatorio.

Las consecuencias repercuten sobre la pareja, sobre la familia, sobre el resto de las personas con las que la víctima mantiene vínculos afectivos.

La investigación ha documentado que el acoso puede producir distintos efectos que variaran según la fuerza de la acosada, sus necesidades económicas, los apoyos recibidos por parte de su familia e instituciones.

Las consecuencias del acoso sexual pueden ser demoledoras para la víctima:

- Con relación a la víctima:

* Físicas: Dolor de cabeza, insomnio, fatiga, taquicardias, mareos, fatiga, enfermedades físicas.
* Psicológicas: Daños emocionales tristeza, depresión, ansiedad, perdida de autoestima, estrés, tensión, problemas afectivos y perdida de confianza con su familia, pareja, con los hombres en general, con la satisfacción de una relación, pérdida de confianza en sus propias aptitudes profesionales, desestabilización, inseguridad, estrés emocional, humillación, ira, impotencia, frustración..
* Sociales: Estigmas hacia ella, dificultad en sus relaciones interpersonales, dificultad intergénero, problemas de confianza en los demás...
* Laborales:
- Para la mujer: Bajo rendimiento en el trabajo, conduce a la ausencia por enfermedad, a producir un trabajo menos eficaz, o a dejar el trabajo para buscar cualquier otro, baja concentración, baja productividad, absentismo, disminución de su formación profesional, o llegar a sentir que la única solución posible es renunciar todo.

- Con relación a las empresas:

Puede ser la razón oculta de que empleados valiosos abandonen o pierdan su puesto de trabajo, cuando habían dado muestras de un buen rendimiento, si la empresa consiente un clima de tolerancia hacia el acoso sexual, su imagen puede verse dañada en el supuesto de que las víctimas se quejen y hagan pública su situación, crecientes riesgos financieros al imponer sanciones económicas, deterioro en su relaciones laborales...

- Con relación a la sociedad:

El acoso sexual impide el logro de la igualdad, condona la violencia sexual y tiene efectos negativos sobre la eficiencia de las empresas, que entorpecen la productividad y el desarrollo..

A sus víctimas les produce sensaciones asco, enfado e impotencia. La hostilidad hacia el acosador hace que los contenidos negativos se abran hacia una amplia gama de defectos que justifican el rechazo

La inseguridad se combina con el sentimiento de inestabilidad laboral y personal y la humillación de estar sometida a la voluntad ajena.

Si antes del acoso se consideraba estabilidad, segura, capacitada para ese trabajo, alegre, abierta, confiada... después del acoso su autoimagen cambia negativamente a tonta, insegura, nerviosa, inestable, inferior, miedosa, histérica o desconfiada.

TRASTORNOS:

El maltrato sea del tipo que sea puede acabar en muchas mujeres en un trastornos psicológico. El DSM-IV es un Manual de Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales editado por la American Psychiatric Association. Se centra en objetivos clínicos, de investigación y educacionales apoyados en fundamentos empíricos. Algunas orientaciones de la Psicología utilizan este manual para diagnosticar a sus pacientes aunque otras no utilizan etiquetas diagnosticas no necesitando hacer uso de él.

Así en la mujer maltratada en muchas ocasiones padecen muchos de estos trastornos pero vamos a citar los más frecuentes:

 

Trastornos del estado de ánimo:

Se incluyen los trastornos que tienen como característica la alteración del humor.

* Episodios afectivos:

- Episodio depresivo mayor: Se caracteriza por un estado de ánimo deprimido o una pérdida de interés o placer en casi todas las actividades. Puede experimentar algunos síntomas como cambios de apetito o de sueño, falta de energía, cansancio, fatiga, sentimientos de infravaloración, culpa o inutilidad, dificultad para concentrarse, pensamientos de muerte...

Los síntomas han de mantenerse la mayor parte del día, durante al menos 2 semanas consecutivas. Suelen desarrollarse a lo largo de días o semanas. Antes del comienzo del episodio puede haber un periodo con síntomas leves que puede durar semanas o meses. Lo habitual es que un episodio no tratado dure 6 meses.

El episodio debe acompañarse de un malestar significativo o deterioro social, laboral o en otras áreas importantes para la persona. Este episodio es descrito por la persona como deprimido, triste, desanimado. Muchas personas muestran síntomas somáticas como dolores de cabeza, otros alta irritabilidad, arranques de ira, llanto, tristeza, dolores, bajo volumen de la voz, malinterpretación de acontecimientos cotidianos asumidos como errores personales, autoreproches, exagerada responsabilidad...

Pueden producirse problemas en las relaciones personales, interacciones sociales menos satisfactorias, problemas sexuales, problemas matrimoniales, laborales, escolares, abuso de alcohol u otras sustancias, tentativas de suicidio...

Pueden ir precedidos por un acontecimiento estresante.

Muchas mujeres pueden sufrir un empeoramiento de los síntomas unos días antes del inicio de la menstruación. Los estudios realizados indican que los episodios depresivos aparecen con el doble de frecuencia en mujeres que en varones. Es más frecuente en los familiares biológicos de primer grado de las personas con este trastorno que en le población general.

Estos síntomas varían según las distintas culturas ya que en algunas se caracteriza mas por síntomas somáticas como nervios o cefaleas y menos por tristeza o culpa.

Trastornos depresivos:

- Trastorno depresivo mayor: Se caracteriza por uno o más episodios depresivos. Suelen producirse después de un estrés psicosocial grave que puede desempeñar un papel precipitante en el primer o segundo episodio.
- Trastorno distímico: Se caracteriza por un estado de ánimo crónicamente depresivo presente en la mayor parte de los días durante al menos 2 años, sin estar libre de síntomas mas de 2 meses. Sólo se podrá diagnosticar si no se ha producido un episodio depresivo. Comparte características del trastorno depresivo mayor pero se diferencian porque en el distímico los síntomas son menos graves que se mantienen durante años y los síntomas vegetativo (sueño, apetito, cambios de peso...) son menos frecuentes.

Presencia de 2 de los siguientes síntomas:

-    Pérdida o aumento de apetito.
-    Insomnio o hipersomnia.
-    Falta de energía o fatiga.
-    Baja autoestima.
-    Dificultades para concentrarse o para tomar decisiones
-    Sentimiento de desesperanza.

Trastorno de ansiedad:

- Trastorno de ansiedad generalizado: La característica fundamental es la ansiedad y la preocupación excesiva durante un periodo superior a 6 meses. Los síntomas son: dificultades para controlar su estado de preocupación constante, acompañado de inquietud, fatiga, dificultades de concentración, irritabilidad, tensión muscular (puede ir acompañada con temblores o dolores musculares), trastornos del sueño, síntomas somáticos como manos frías o nauseas, respuestas de sobresalto... Los síntomas depresivos también son frecuentes.

Acostumbran a preocuparse por circunstancias normales de la vida diaria como podría ser salud de la familia, faenas domésticas, suspensos de sus hijos...

Existen variaciones en la expresión de al ansiedad según la cultura. En cuanto a la relación de sexos es mas abundante en mujeres. Muchos individuos con este trastorno se consideran ansiosos o nerviosos en toda su vida. Tiene una gran incidencia familiar.

- Trastorno por estrés postraumático: Se caracteriza por la aparición de síntomas que siguen a la explosión de un acontecimiento estresante y extremadamente traumático, donde el individuo se ve envuelto en hechos que representan un peligro real para su vida o cualquier otra amenaza para su integridad física. Entre los acontecimientos traumáticos se incluyen combates en guerras, ataques personales violentos como atracos o violación, ser secuestrado, torturado, encarcelamientos, internos en campos de concentración, accidentes automovilísticos, testigo de muertes... La respuesta del sujeto es de temor, desesperanza y horrores intenso.

Los síntomas, que deben estar presentes más de 4 mes y entre otros serían la reexperimentación persistente del acontecimiento traumático, evitación de los estímulos asociados, embotamiento de la capacidad de respuesta, recuerdos recurrentes e intrusivos, pesadillas donde el acontecimiento vuelve a suceder, disminución del interés, sensación de alejamiento de los demás, disminución de la capacidad de sentir emociones, sensación de estar reviviendo la experiencia (llamado flashback), incapacidad para recordar un aspecto importante del acontecimiento, dificultades para mantener el sueño, irritabilidad...

Puede ser especialmente grave si el agente estresante es otro ser humano. Cuando la persona se expone a estímulos desencadenantes que recuerdan algún aspecto del acontecimiento traumático suele experimentarse un malestar psicológico intenso o respuestas fisiológicas. Estos estímulos se suelen evitar, ya sean pensamientos, sentimientos o mantener conversaciones sobre el suceso.

- Trastorno por estrés agudo: Se caracteriza por ansiedad y síntomas disociativos durante no más de 1 mes después de la exposición a un acontecimiento traumático, dura como mínimo 2 días Los síntomas son semejantes a los del trastorno por estrés postraumático pero presenta síntomas disociativos como reducción del conocimiento de su entorno, despersonalización (sentimiento de estar despojado de tu personalidad o a veces de tu cuerpo, se produce un sentimiento de extrañeza al sentir que tu cuerpo ha cambiado), desrealización (sentimiento de extraña al sentir que se ha producido un cambio en el exterior, en tu entorno, ya sean objetos o personas).

ESQUEMA:


- TRASTORNOS DEL ESTADO DE ÁNIMO: Alteración del humor.

Episodios afectivos:
 
Episodio depresivo mayor:
Estado de ánimo depresivo y pérdida del interés.
Duración: Mínimo 2 semanas consecutivas.

Trast. depresivos:

Trast. depresivo mayor:
1 o más episodios depresivo mayor.

Trast. distímico:
Estado crónicamente depresivo.
   Duración: Mínimo 2 años sin estar libre de síntomas.

- TRASTORNOS DE ANSIEDAD:

Trast. de ansiedad generalizado:
Preocupación excesiva.
Duración: Más de 6 meses.

Trast. por estrés postráumatico:
Síntomas después de un acontecimiento estresante traumático.
Duración: Más de 4 meses

Trast. por estrés agudo:
Ansiedad y síntomas disociativos.
Duración: Mínimo 2 días y máximo 1 mes.

En todos estos trastornos se produce una alteración significativa o deterioro social, laboral o en otras áreas importantes para la persona, interfiriendo negativamente en su capacidad para llevarlas a cabo. También hay que tener en cuenta que depende de la cultura los síntomas se expresan de diferente manera.

 

 

imagen curso violencia de genero
 

 

 


curso maltrato y violencia de genero
Curso a distancia toda España y Latinoamerica: MEDIADOR-A SOCIAL EN PREVENCION DE MALOS TRATOS Y VIOLENCIA DE GENERO 


Matricula: 
  oferta
Diploma acreditativo.

 

FICHA DE MATRICULA para cualquier curso


Solicitar mas informacion
 

 

 


  Tambien para Latinoamerica

 

 




ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE



Apartado 3049 -36205 VIGO - España
Tfno/Fax.: 986-25 38 66 / Movil: 677-52 37 07 / 615-38 30 03

http://animacionservicios.wordpress.com
http://www.youtube.com/animacionservicios

 

Directorio de Cursos, Masters y Postgrados - ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE

 

 

Maltrato a las mujeres

Indicadores de malos tratos

Tipos de malos tratos

Factores que mantienen los malos tratos

Violencia dentro de la familia

Como es el maltratador

Factores de riesgo en malos tratos

Efectos de los malos tratos

Como intervenir ante los malos tratos

Maltrato extrafamiliar

Acoso moral

Caracteristicas de la victima con riesgo

Maltrato a menores

Intervencion ante los malos tratos a menores

Cursos a distancia