MALTRATO A LAS MUJERES

«Quemada viva tras años de palizas, esa soy yo». Este es uno de los muchos titulares del periódico que aparecen cada día. Hasta 1998 la opinión pública no estaba concienciada de que la violencia física era una cuestión social y una señal de alarma para todos.

 

La publicidad que han recibido las estadísticas y los relatos referidos a las mujeres agredidas, incluso asesinadas, está logrando acabar con la tolerancia que existía entorno a los malos tratos. A partir de ahí, el número de denuncias aumentó, no porque hubiese más malos tratos sino porque cada vez son menos las mujeres que se callan ante ésta situación. Aún así el número de denuncias no refleja la realidad de nuestro país y del mundo entero. Los cambios se irán viendo reflejados en la educación que reciban las personas y en los contenidos de las leyes.

El papel asignado a la mujer, los estereotipos sobre lo femenino, las actitudes negativas hacia nuestro género, los obstáculos para ejercer nuestros derechos... todo ello ha dado lugar a una marginación histórica de la mujer.

Fruto de esta marginación es la violencia doméstica, especialmente cruel hacia la figura de la mujer, que durante siglos ha soportado abusos. Los malos tratos han estado presentes a lo largo de la historia aunque las características varíen.

En la actualidad gracias a los movimientos feministas las mujeres hemos conseguido que se tengan en cuenta nuestros derechos. Se han conseguido avances tanto en el terreno profesional, presencia en el mundo laboral, como en el personal, con la modificación de roles en busca de una igualdad entre hombres y mujeres.

¿Cómo definirlo?:

«Esta ansia irracional de dominio, de control y de poder sobre la otra persona es la fuerza principal que alimenta la violencia doméstica entre las parejas» (Rojas Marcos).

Aunque existen distintas acepciones, el término malos tratos se emplea comúnmente para referirse a la violencia que tiene lugar dentro del ámbito del hogar (violencia doméstica), donde el agresor es alguien con el que convivimos. Pero existen otras clases del maltrato como las agresiones y abusos sexuales o el acoso en el trabajo. Así, los malos tratos pueden definirse como:

«Toda acción, conducta o comportamiento agresivo, que a través de distintas formas de expresión, producen daño o menoscaba la libertad de las personas agredidas».

En el artículo 1 de la Declaración sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer de las Naciones Unidas (1993) se considera que la violencia contra las mujeres o violencia de género es:

«Todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino, que tenga o puede tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para las mujeres, inclusive las amenazas de tales actos, la coacción o privación arbitraria de la libertad, tanto se produce en la vida pública o privada».

Es una forma de ejercer poder mediante el empleo de la fuerza (ya sea física, psicológica, económica, política...) y necesariamente implica la existencia de una persona que se encuentra en posición superior respecto a otra. La violencia se convierte en una forma de relacionarse con los demás, de conseguir los propios objetivos.

 

 


Imagen
Curso a distancia: MEDIADOR-A SOCIAL EN PREVENCION DE MALOS TRATOS Y VIOLENCIA DE GENERO 


Matricula:
Ver Ofertas y Descuentos en http://animacion.synthasite.com
 Diploma acreditativo.

 

FICHA DE MATRICULA para cualquier curso


Solicitar mas informacion
 

 

 

 

Inicio

Acerca de

Maltrato a las mujeres

Indicadores de malos tratos

Tipos de malos tratos

Factores que mantienen los malos tratos

Violencia dentro de la familia

Como es el maltratador

Factores de riesgo en malos tratos

Efectos de los malos tratos

Como intervenir ante los malos tratos

Maltrato extrafamiliar

Acoso moral

Caracteristicas de la victima con riesgo

Maltrato a menores

Intervencion ante los malos tratos a menores

Cursos a distancia